The Dark Side Of The Moon

The Dark Side of the Moon, uno de los grandes álbumes conceptuales de los años 70, es una joya cuyo valor sigue en alza. A  quien no le suene el nombre de Pink Floyd es porque ha vivido bajo tierra o naufragado en una isla durante toda su vida. Procedentes de Londres, el grupo estaba compuesto por Roger Waters, David Gilmour, Richard Wright y Nick Mason. Se ganaron a pulso el título de uno de los mejores grupos de rock a lo largo de más de veinte años de carrera. Publicaron discos de altísima calidad, virando desde el rock psicodélico de sus primeros trabajos, para los que todavía contaban con Syd Barrett, hacia el rock progresivo que quedó definitivamente instaurado en el disco que tratamos en esta ocasión.

The Dark Side Of The Moon

El álbum vio la luz el 1 de marzo de 1973, pero su concepción y composición comenzó mucho antes. En 1971, la banda lanzaría “Meddle” al mercado. Este trabajo supuso un punto y aparte en la carrera del grupo, que hasta entonces había contado con Syd Barrett como miembro del grupo. Tras su partida debido a su fuerte adicción a las drogas y junto a la incorporación de David Gilmour como sustituto de este, el grupo comenzaría un proceso de cambio que terminaría en el sonido que conocemos hoy. Las piezas de larga duración ya no serían tan frecuentes, ni las jams infinitas sin otro objetivo que sonar sideral. El grupo comenzaría a trabajar con pistas más breves que girarían en torno a un concepto, llegando a hilar unas con otras. Esto es lo que conduciría al grupo a la creación de The Dark Side Of The Moon.

A finales de 1971, cuando la banda se disponía a realizar una gira, Roger Waters propuso componer material nuevo para la misma. Planteó además la idea de que este material hablase de temas ‘que hacen enfadar a la gente’. El grupo estuvo de acuerdo en componer letras mucho más específicas y directas que anteriormente. Así, tras adquirir un montón de equipo nuevo para el estudio, trabajarían durante varios meses con nuevas canciones que verían la luz a principios de 1972, teniendo muy buena acogida. Sin embargo, las versiones que tocaban entonces no serían las definitivas. Durante la grabación del disco incluirían, entre otros, sintetizadores, voces femeninas y saxofones para varios temas.

The Dark Side Of The Moon

La grabación del largo se realizaría en dos fases. Una en junio de 1972 y otra en enero de 1973, contando con el famoso Alan Parsons como productor. Para ella emplearían fragmentos de grabaciones caseras realizadas por Nick Mason y Roger Waters, especialmente loops. Además, experimentarían con multitud de sonidos y métodos de grabación, empleando grabaciones multipista de hasta 16 canales para las que todos los ingenieros de sonido y miembros de la banda deberían regular y mezclar el sonido simultáneamente.

En cuanto a las voces que se escuchan a lo largo del álbum, durante las sesiones de grabación Roger Waters reuniría al personal del estudio para realizarles diversas preguntas escritas en tarjetas. Estos serían colocados en una habitación sin luz con un micrófono, donde responderían primero a preguntas muy sencillas tales como su color favorito y después a otras mucho más comprometidas en relación a los conceptos del disco, como podía ser cuándo habían actuado de manera violenta por última vez o si temían a la muerte. De ahí sacarían frases de numerosas personas, como Chris Adamson, Gerry O’Driscoll o Henry McCullough. Hasta Paul McCartney sería entrevistado, aunque sus palabras finalmente no serían incluidas.

Reproductor

 

Los comentarios están cerrados.